lunes, 9 de noviembre de 2009

Menem, la vida privada

Terminé de leer el libro de Olga Wornat "Menem, la vida privada", una gran investigación de esta periodista que casi una década después sacó algo tan pero tan liviano para hablar de Cristina Kirchner (Reina Cristina lo tituló!).

En cuanto a la vida privada del ex presidente, me llamó la atención lo mujeriego y lo débil al mismo tiempo que era en su círculo más íntimo. También da cuenta del odio mortal que tenía Zulema Yoma para con su entorno.


Un personaje con ansias de poder desde que comenzó a imitar al caudillo Horacio Quiroga en La Rioja. Un personaje que estuvo preso durante la dictadura, que los milicos no lo dejaron ir ni al entierro de su madre y prometió vengarse (aunque luego su venganza fue un indulto).

Se casó con Zulema Yoma por su belleza y el poder que representaba su familia. Tuvo una infancia pobre, aunque luego se olvidó de donde vino. Cuando estuvo preso en Formosa tuvo a Carlos Nair Meza, al cual reconoció a fines de la década del ´90.

Nunca olvidó a los que lo ayudaron a llegar hasta arriba, pero cualquier traición se pagaba peso por peso. Ejemplo de devolución de favores fue su relación con Miguel Ángel Vicco. Lo conoció en Santa Fe cuando este le prestó dinero para viajar a Buenos Aires. Menem había sido Gobernador de La Rioja pero salió de la cárcel sin efectivo para ir a Capital Federal. Vicco lo reconoció en la terminal y le prestó plata. Luego sería designado secretario privado del Presidente.

Solía llevar a las mujeres a la Quinta de Olivos, ya que estaba separado de Zulema. A todas las hacía sentir especiales y las llamaba durante las madrugadas. El arma de negociación de Zulema eran los hijos. Menem lloraba desconzoladamente cuando le quitaba a los hijos. Pasajes interesantes que me gustaría comentar:

Por ejemplo, que cuando el Gobierno pagó 66 millones de dólares por un avión, más un sobreprecio de 13 millones, la señora Mirtha Legrand salió a defender a Menem. Dijo: "Criticar la compra del avión es una frivolidad. ¿Qué quieren, que nos matemos?". Hoy critica hasta cuando el Estado compra dos tenedores de más.

Dijo Carlitos Jr. antes de morir en aquel confuso episodio en helicóptero: "Todos los problemas cayeron sobre mí, si había un problema en la familia yo era el intermediario, era el puente de todos los problemas. Por eso detesto la política, la odio, la aborrezco"

Cuenta Wornat "Zulema le contó a esta periodista que al asumir Carlos Menem la Presidencia, el traficante de armas Monzer Al Kassar, le regaló una ametralladora con una inscripción, en la que se lee: 'A la Primera Dama Zulema Menem, 8/7/89. Monzer Al Kassar'. Contó que el mismo regalo llegó a las personas más cercanas del Gabinete. 'Me pregunto si la muerte de Carlitos no tuvo que ver con esto' se pregunta ella".

El libro es muy bueno, sobre todo para saber un poco más de la vida privada, tal como anticipa el título, del hombre más poderoso de los 90, Carlos Saúl Menem.

Ahora estoy con dos. "Patria o medios" de Edi Zunino, para hacer una reseña en Perfil.com y con "El Emperador" de Ryszard Kapuściński (este lo arranqué por una gran noticia que les doy en unos días)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

GRACIAS AL TURCO ME FUI A DISNEY!!

Anónimo dijo...

http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=32706

era de esperarse q una cosa asi suceda...

Gabriel dijo...

Muy bueno e interesante Moncho!, me llamo mucho la atención así que voy a ver si lo consigo por ahí para leerlo.
Con respecto al primer comentario anónimo de la nota creo que no es gracioso ni mucho menos una hazaña decir haber viajado al exterior en el 1 a 1 cuando hoy (10 años después) tengamos que padecer la pobreza y el hambre en el país como puntos mas importantes y seguidos de la mano la delincuencia e inseguridad...ósea me parece que no tiene sentido decir eso como resaltándolo cuando esta persona no fue de las mejores que pasaron por la rosada.

Gabriel.
Saludos desde La Paz (E.R).

Anónimo dijo...

Sinceramente no me interesa que haya pobreza. Creo que la gente es pobre porque no quiere trabajar. Porque trabajo hay de sobra.

Mariano Parada Lopez dijo...

O sea que las ganas de trabajar van y vienen, porque la desocupación no fue la misma siempre.
En ese caso, podemos decir que el turco nos sacó las ganas de laburar y nos dio ganas de ir a disney. solo las ganas, porque la mayoría no podia ver a mickey ni por la tele.