martes, 22 de julio de 2008

Un cambio que no se quedó en el discurso


Terminé de leer hace unos días "Jefazo, retrato íntimo de Evo Morales" el libro que escribió Martín Sivak. Lo recomiendo a todos los que quieren tener otra perspectiva de su gobierno, además de lo que nos dice La Nación y Clarín.

Sivak hace un muy buen relato de la vida de este sorprendente hombre, que como dice el título del post, pasó del discurso a los hechos para hacer un gran cambio en Bolivia.

Quiero destacar un par de hechos del gobierno de Morales que lo diferencian del resto:

"Evo bajó a su hermano de la lista de diputados del MAS porque quiso evitar el despotismo(...) tampoco aceptó a su hermana Esther como primera dama. Ella siguió atendiendo su carnicería en Oruro"

"En su discurso ante naciones unidas mostró una hoja de coca. `La coca es verde, no es blanca como la cocaína. No es posible que sea legal para la Coca Cola y que sea ilegal para consumos tradicionales y medicinales (...) la llamada desertificación de la lucha contra el narcotráfico es un instrumento para la colonización de los países andinos"


" Redujo en un 57% el sueldo del Presidente, que quedó en 1875 dólares. Eliminó los gastos reservados y los funcionarios dejaron de recibir sobresueldos"

ACTUALIZADO: Acá el link al sitio Cuentomilibro.com donde le hacen una entrevsita a Sivak

2 comentarios:

Martín dijo...

¿"Despotismo"? ¿No habrás querido decir "nepotismo"?
Parece interesante el libro. Si lo veo y me da el bolsillo, quizá me lo compre.
Saludos

Talleyrand dijo...

ajajjj sip puede ser...