lunes, 11 de agosto de 2008

Que se hagan un Evotest


Evo Morales se la jugó y fue a un plebiscito. Mal no le fue. Obtuvo 60% de los votos. De esta manera se consolidó nuevamente como presidente de Bolivia. La oposición seguramente seguirá intentando desestabilizarlo, pero por ahora que se hagan un Evotest, porque Morales se los c...

Los datos porcentuales de cada distrito acá

6 comentarios:

bruno dijo...

ajaja muy buen título..mejor que el de Pagina que decía "bolivia EVOlucionó"

gonzalitoo dijo...

¿Qué pasaría si K se hace un Evotest, o sea un plesbicito?

Talleyrand dijo...

sabías gonzalo que a partir de esta votación en Bolivia ya escuché a muchísima gente diciendo lo mismo. La verdad no creo que se arriesguen...

Anónimo dijo...

es increible lo bien que le hace Evo al país. Fijate que Bolviia tuvo más golpes de estado en su historia que presidentes...es la priemra vez que un presidente se mantieene de esta forma y democraticamente....él si que quiere hacer un verdadero cambio, no como estos ladrones....coincido con bruno, buen título

roy dijo...

Chávez hizo lo mismo en 2004 y sacó el 60%

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Bolivia está partida en dos. En la zona andina (La Paz, Sucre, etc) la gente está mayoritariamente con Morales, y el domingo votó por su ratificación.

En la famosa "medialuna" ubicada al Este del país (Beni, Pando, Santa Cruz de la Sierra, etc), la gente mayoritariamente lo detesta, y le votó en contra el domingo.

Por ende, el hecho de que haya sido ratificado, resulta anecdótico a esta altura, pues no resuelve absolutamente nada.

Por lo pronto, todos los prefectos opositores a Morales, que impulsaron estatutos de autonomía en sus departamentos, salieron también ratificados, y con porcentajes mayores a los del Evo en algunos casos.

Es una lástima que este involucramiento de los indígenas en la cosa pública boliviana (que podría haber sido muy positivo para el país), haya derivado en este penoso tardocastrismo (o más bien, taradocastrismo) liderado por Chávez, en lugar de seguir el modelo de otros países pobres que -a diferencia de Cuba y Venezuela- lograron desarrollarse.

El ejemplo más nítido es el de los llamados "Tigres asiáticos" (cuya idiosincracia no es muy diferente a la de nuestros abnegados hermanos altoperuanos), que también eran pobrísimos hasta hace pocas décadas, y hoy son verdaderas locomotoras de la economía mundial.