martes, 16 de septiembre de 2008

Genocidio silencioso

Bueno, esta crónica la hice hace más de un año para Taller de Expresión en la facu, pero solo ahora me dieron ganas de mostrarla. La idea es que vean la foto a continuación y a partir de ahí lean la crónica a ver que les parece. La foto se debe a que había que elegir algo que represente a la ciudad:


La imagen habla por sí sola. Es impactante. La situación desespera hasta al más distraído observador. Es verdaderamente un genocidio silencioso. Es Buenos Aires, la ciudad de Palermo Hollywood y Recoleta, de las plazas convertidas en casas y ollas populares. Ricos y pobres. Suertudos y desdichados. Ángeles y demonios. Abundancia y hambre. Salud y enfermedad. Vida y muerte. Todos conviven en esta ciudad que continúa su marcha sin importar las pérdidas.

Las estadísticas de las Naciones Unidas señalan que cada dos años mueren más personas por hambre y desnutrición que en la Segunda Guerra Mundial. A ese genocidio silencioso, el 70 por ciento de las víctimas las aporta el Tercer Mundo; y el 80 por ciento son niños que no alcanzaron los cinco años de edad, como ellos.

Pero ahí están. Sólo son un número más en las listas. Sin nombre, sin hogar, sin vida ni oportunidades. Sólo esperan que un día la Muerte se acerque y los lleve bien alto, al cielo. Porque a otro lugar no irán. Son ángeles que tienen un paso efímero por la tierra y que en otra vida buscarán disfrutar de los placeres humanos que este mundo no les permitió tener.

Ya lo explicaba muy acertadamente el escritor Italo Calvino cuando afirmaba que “Más que la comparación con la máquina, la ciudad puede ser comparada con el organismo viviente en la evolución de la especie”. La ciudad es un organismo viviente. Sin duda. Vive y deja morir, sin más remedio. Sigue Calvino (y nos acompaña en la idea) “…cómo pasando de una era a otra las especies vivientes adaptan sus órganos a nuevas funciones o desaparecen”. Algunos pocos -los menos- se adaptan. Pero el resto desaparece de a poco, como si una gran sombra los fuera tragando.

Este órgano viviente tiene el corazón de acero y no siente lástima por los que la habitan, ni siquiera si son niños. El invierno los mata de a poco y por eso se refugian donde pueden. No en el calor de un hogar ni de una madre. Ellos no tienen madres. Son hijos de la calle. Y la boca del suelo que escupe el calor de un subte los acoge dándoles ese abrazo que necesitan.

Es un genocidio silencioso que todos aceptamos. Es cosa de todos los días. Por eso el niño que pasa tan abrigado con su blazer y su perro en una correa no se deprime. Claro, su inocencia no lo deja entender el porqué de esa situación. Por qué él tiene una vida digna y llena de emociones y ellos sólo pueden recibir el calor del subsuelo, como si el infierno los atrapara con sus llamas.

Aunque sea algo inexplicable de comprender, el perro es el único ser que se detiene a observarlos. Están dormidos, pero parecen cuerpos fallecidos que nadie fue a reclamar. El tapado de la mascota hace inferir que goza de un mejor nivel de vida que esa decena de chicos. Su comida, collar, cama y veterinario son seguramente servicios que recibe. No todos tienen la misma suerte y esas almas jamás sintieron el placer de una cena, una vivienda, un colchón o la imposible visita al médico. Han perdido toda ilusión respecto de la sociedad -como para tenerla-. Son discriminados por otros caminantes de la ciudad como “futuros ladrones” o como “vagos que no quieren ir a la escuela”.

En su intento por definir este mundo de contrastes Georges Perec nos ensaya una enumeración “piedra, cemento, asfalto. Desconocidos, monumentos, instituciones. Megalópolis. Ciudades tentaculares. Arterias. Muchedumbres… ¿Qué es el corazón de una ciudad? ¿El alma de una ciudad?…”

Ellos son la ciudad, ellos representan los “avances” de la gran urbanidad. El sistema arrasa con todo aquel que no tiene los medios para subsistir y ellos son solo unas ínfimas piedras en su camino.

Tras una siesta obligada durante el día (durante la noche hay que estar en alerta, ya que la selva urbana no suele tenerle lástima a los más débiles), esas almas caminarán sin rumbo por las veredas. Buscarán conseguir algo que les llene el estómago, que suele conformarse con el aire mezclado de hollín. Por eso su ropa está tiznada. De tanto abrir puertas de taxis llevan impregnado el olor y color urbano.

Es un genocidio silencioso y todos estamos acostumbrados a verlo. Pero vamos a la plaza cuando nos suben los impuestos y nos escandalizamos cuando hay un secuestro. El egoísmo porteño se proclama ganador. La selva dicta que sobrevive el más apto y a ese juego nos lanzamos. En esa escalada hacia el “éxito” nos olvidamos de mirar al lado. Aunque estos niños de miradas perdidas y desesperanzadas ya no están a nuestro lado, sino cada vez más abajo, enterrados en vida. Sólo esperan que la muerte los invite a seguirlos. Ellos irán con gusto, ya que tal vez les dé ese abrazo que nunca nadie les dio.

¿Cómo adaptará sus órganos nuestra ciudad de Bs. As? ¿Cuál será el color de su alma? Calvino nos da una cuota de esperanza cuando nos dice que “cuanto más negativa sea la imagen que de la actualidad saquemos, tanto más necesario será que nos proyectemos una posible imagen positiva hacia la cual tender”.

Entonces tenemos que actuar, tenemos que cambiar este presente para que no se repita en el futuro. “Una ciudad puede pasar por catástrofes y medievos, ver sucederse en sus casas a estirpes distintas, ver cambiar sus casas piedra a piedra, pero debe, en el momento justo, bajo formas distintas, reencontrar a sus dioses”. La esperanza es lo último que se pierde, por eso sigo pensando que algún día, en muchos años, estos niños renacerán de sus cenizas para construir un mundo que
no solo sea para unos pocos, sino para todos.

12 comentarios:

Esférico dijo...

Muchachos, gracias por sacar de debajo de la alfombra toda la mugre que hace siglos venimos guardando (y no queríamos ver). Ahh... y gracias por deprimir mi mañana (a pesar de las esperanzas finales).

"El progreso fue un fracaso", dicen por ahí.

Saludos!

Augusto Fernández Díaz dijo...

genial... simplemente genial.

augusto
www.leyydesorden.blogspot.com

Guty dijo...

Excelente nota, muy triste, pero real. Deberíamos estar más atentos a esas cosas y hacer algo para ayudar a esos chicos.
La foto es terriblemente elocuente.

*MeL* dijo...

Amigo, me gustó mucho cómo está escrito esto, y no sólo eso, sino también qué es lo que transmite...

Sólo una frase me quedó haciendo ruido " algo inexplicable de comprender" creo que no es muy coherente, me parece que quedaría mejor poner algo dificil de comprender o algo " inexplicable e imcomprensible" .. no sé, es sólo una humilde observación...

De verdad te felicito porque es una mirada muy particular entre tantas otras esquivas...

Beso..

Mel.-

Talleyrand dijo...

mel estuve leyendo y releyendo tu apreciación y es verdad, queda muy bien así. Gracias por la critica a todos

Anónimo dijo...

Mucho esta frase no??? el resto muy bueno.

"Los huele y luego les echará su orina para dejar su rastro, como si fueran un pedazo más de tierra, o simplemente seres que entran en descomposición lentamente. Están dormidos, pero parecen cuerpos fallecidos que nadie fue a reclamar."

onda, pero el perro no los mea

La CuLPa eS DeL oTRo dijo...

en relacion (tiene ralacion) a este genocidio, te invito a que le heches un vistazo a ...

http://laculpaesdelotro.blogspot.com/2008/09/ni-un-paso-atras-mas-de-un-cheque-para.html

Todos Gronchos dijo...

No les importa un carajo.

Como no les importó el genocidio de los pueblos dominados por los nazis, ni por lo que pasó en los Balcanes y en Ruanda en los 90.

No importa áfrica, ni américa latina.

Es la humanidad, no son los hombres que la dirigen, es todo.

Se nota que he perdido la fe en el ser humano...

Talleyrand dijo...

anónimo ahí lo corregí a lo del perro. no me había dado cuenta, pero tenías razón, ya que ahí no estaba haciendo un relato, sino imaginando un posible suceso. Gracias por la crítica

leandro dijo...

"Q VES CUANDO ME VES?"

q ve el establishmente q nos gobierna en esta foto???...

un dirigente peronista: sus futuros votantes...

un cura: los fieles catolicos q nunca osaran poner en duda los dogmas de la santa iglesia...

un empresario: mano de obra barata...

tinelli: rating...

un funcionario publico: estadistica...

un sindicalista: nada...

un piketero "k": un buen negocio...

lamentablemente...muchos autodenominados "progresistas",q deberian tener esta imagen como bandera...estan mas preocupados por ganar la "batalla ideologica"...pago al "contado" al FMI y al club de paris...la "patriotica estatizacion" de aerolineas...tren bala y otros etceteras multimillonarios....

es verdad...la politica es responsable de esta imagen...

pero paradojicamente...

la politica tiene la llave de un futuro mejor para estos chicos...

la pregunta es...estaremos a la altura de la circunstancias cuando el momento llegue???...o seguiremos con nuestro snobismo apolitico...(apolitico en democracia...q ABSURDO¡¡¡)

mientras tanto...sigan soñando chicos...la REALIDAD es la verdadera pesadilla q los espera al despertar...

en fin...es lo q hay...

NoTe dijo...

Muy bueno...como siempre. Saludos!

OliverX dijo...

La solución es la evolución. Como muy bien citás, la ONU denuncia que 2/3 de la población mundial sufre desnutrición o malnutrición.
Es demasiado. Mucho más que lo que las urbes soportan.

Talley, la solución es modificar nuestra democracia, hacerla lo más directa posible. Es el nuevo paradigma. Ya murió la partidocracia, sólo queda el destello de la candidatocracia que asola el mundo con personajes nefastos que detentan el poder.
Todos debemos ejercer la ciudadanía para cambiar aquí y ahora.
Como todo cambio de paradigma, estamos en la fase de crisis y revolución, veremos cuánto nos lleva ese salto.
Abrazo.